Evaluar y detectar dificultades específicas de comprensión lectora

16 de julio de 2020

Aprovechando la presentación sobre una de nuestras últimas novedades EDICOLE - Evaluación Diagnóstica de la Comprensión Lectora, conversamos con dos de sus autoras, para que nos cuenten a través de su experiencia cómo surge y se desarrolla la prueba.

Isabel Gómez-Veiga


Isabel Gómez-Veiga, es doctora en Psicopedagogía y profesora titular del área de Psicología evolutiva y de la educación de la Facultad de Psicología de la UNED. Sus principales campos de estudio son la comprensión lectora, el razonamiento deductivo y los procesos ejecutivos de la memoria operativa.

Elena Pérez-Hernández


Elena Pérez-Hernández, es doctora en Psicología y profesora del área de Psicología evolutiva y de la educación de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. Sus principales campos de estudio son la evaluación infantil y el desarrollo de la memoria y de los procesos ejecutivos.


¿Por qué evaluar la comprensión lectora? ¿Por qué es relevante? | Elena Pérez-Hernández

Diversos estudios han puesto de manifiesto la relación entre la comprensión lectora y el rendimiento académico. De hecho, poseer un buen nivel de lectura, escritura y comprensión lectora en primaria, se convierte en un “factor de protección” ante el fracaso escolar en secundaria. ¿Por qué ocurre esto? Porque si un estudiante al final de 2º de primaria no tiene bien consolidada la lectoescritura, empezará a arrastrar un problema de aprendizaje que va a ir más allá de una única asignatura. Quizá ese sea el problema, que la comprensión lectora no se limita a una materia, a un contenido específico o a un tipo de ejercicio concreto. El bajo rendimiento en lectura influirá en etapas posteriores, poniéndose en evidencia al inicio de secundaria, donde la exigencia académica aumenta. Además hace más visible las dificultades que ya aparecen como consecuencia de los cambios que se producen en la adolescencia.

Por lo tanto, la comprensión lectora es transversal a todas las materias y no solo afecta al ámbito escolar sino también al laboral y cultural del individuo a lo largo del ciclo vital.

Por otra parte, para comprender la importancia y relevancia del tema, si prestamos atención a los análisis que se han realizado de las pruebas internacionales de evaluación como PISA o PIRLS, en los que se identifican determinadas variables que se relacionan con los niveles de rendimiento en comprensión lectora, encontramos, por ejemplo, que el nivel sociocultural de la familia es el factor que más influye. Otro factor sería, la frecuencia con que leen habitualmente los padres (y si éstos han tenido problemas con la comprensión lectora, lógicamente leerán menos); y el número de libros infantiles que tienen en casa los alumnos parecen tener una estrecha relación con la competencia lectora. También aquellos estudiantes que usan en casa, aunque sea ocasionalmente, la lengua en la que hacen la prueba obtienen mejores resultados. Por último, pero no menos importante, las puntuaciones de los estudiantes inmigrantes son notablemente inferiores a las del resto de la muestra.

"La comprensión lectora es transversal a todas las materias y no solo afecta al ámbito escolar sino también al laboral y cultural del individuo a lo largo del ciclo vital."

¿Por qué evaluar la comprensión lectora?

Estos análisis nos hacen plantearnos la necesidad de una prueba diferente. La manera en que hasta ahora se está evaluando la comprensión lectora, en muchas ocasiones, se hace a partir de textos largos con complejas estructuras sintácticas, utilizando palabras de baja frecuencia o temáticas desconocidas para el lector. Lo cual nos lleva a plantearnos la evaluación de los procesos centrales de la comprensión lectora minimizando otros componentes también involucrados en la lectura, como la atención, el conocimiento léxico o gramatical.

Necesitamos una prueba libre de estas variables y que permita la identificación temprana de las dificultades específicas en la comprensión de textos.

¿Afecta al desarrollo de la comprensión lectora el que los niños, ya nativos digitales, utilicen soportes electrónicos? | Elena Pérez-Hernández

Tenemos que partir de la base que el desarrollo se produce en un contexto de interacción bidireccional con el entorno. Así que cualquier situación que se mantenga en el tiempo afectará al desarrollo de los procesos cognitivos y emocionales implicados.

La comprensión lectora es un proceso complejo con independencia del soporte de texto

Dicho esto, y respecto a la comprensión lectora, tenemos que diferenciar dos situaciones. La primera que es la lectura digital donde se ponen en marcha otros procesos que implican habilidades de procesamiento para navegar por muchos elementos y características en los sitios web, incluido el texto; y cuando se trata de “traspasar” un texto tradicional a una pantalla, es decir el mismo texto que puede verse en un libro, lo pasamos a la pantalla de un ordenador.

Pero ¿qué ocurre en la lectura digital? En un estudio reciente (Fajardo, Villalta y Salmerón, 2016) se encontró que los nativos digitales tenían dificultades en varias habilidades digitales básicas, y que esas habilidades estaban directamente relacionadas con la tasa de éxito en las tareas de lectura digital. Esto era independiente de las habilidades de lectura impresa, así como de la navegación de los estudiantes durante las tareas de lectura digital. Por lo tanto, no por el simple hecho de haber nacido en el 2010 tenemos que suponer que estamos hablando con nativos digitales y deberíamos considerar la necesidad de formarles en habilidades básicas de manejo digital.

Si nos referimos al “traspaso” de un texto en papel a pantalla, estudios recientes parecen indicar que la longitud del texto que se tiene que leer está relacionada con esa comprensión lectora. En el caso de los estudios que hemos realizado con el Edicole, no hemos encontrado diferencias en el rendimiento de la prueba si se realiza en papel o utilizando un soporte digital. Sin embargo, no podemos generalizar estos resultados porque los textos que conforman el EDICOLE se caracterizan por su brevedad y género narrativo.

"Tenemos que diferenciar dos situaciones. La primera que es la lectura digital donde se ponen en marcha otros procesos que implican habilidades de procesamiento para navegar por muchos elementos y características en los sitios web, incluido el texto; y cuando se trata de “traspasar” un texto tradicional a una pantalla, es decir el mismo texto que puede verse en un libro, lo pasamos a la pantalla de un ordenador."
El escenario al que nos enfrentamos es novedoso. ¿Qué hacemos cuándo comprendemos un texto?

Desde el punto de vista cognitivo, lo que hacemos es un bizcocho ¡sí, un bizcocho! El texto sería los ingredientes. Cuando leemos nos vamos encontrando la harina, el azúcar, la levadura, los huevos... conforme vamos leyendo. Pero, una vez que tenemos los ingredientes, tenemos que mezclarlos y meterlos en el horno. El horno sería nuestro sistema cognitivo-emocional. En nuestro horno se completa, se mezcla o se cocina la información que se ha obtenido en el texto con la que posee la persona que está leyendo a partir del bagaje cultural que tiene para obtener el significado que se le atribuye al texto. De ahí que, como en los bizcochos, es muy poco probable que salgan dos exactamente iguales, dos textos no significan exactamente lo mismo para dos personas distintas o incluso para una misma persona en dos momentos vitales diferentes.

En otras palabras, la comprensión lectora es un proceso complejo en el que, con independencia del soporte de texto, el lector construye en su memoria una representación mental de nivel semántico y conceptual referida a la “situación” evocada en el texto, en donde integra las ideas que conoce, las que ha leído y las que han quedado implícitas en el mensaje…… pero que el lector infiere a partir de sus conocimiento previos. La lectura digital es cada vez más frecuente, aunque los resultados de investigaciones como el Estudio Internacional sobre la Lectura Académica, liderado por Diane Mizrachi, indican que los lectores siguen prefiriendo el medio impreso, sobre todo, cuando se requiere una comprensión en profundidad.

Asimismo, diferentes estudios indican que tiende a producirse una comprensión más superficial y un recuerdo peor de la información si se lee en pantalla bajo determinadas circunstancias. Por ejemplo, en un estudio de revisión sobre lectura en soportes digitales, llevado a cabo recientemente por el equipo de investigación ERI-Lectura de la Universidad de Valencia, se encontró un efecto de superioridad del papel sobre la lectura digital, si bien depende de factores como el género textual. Otros trabajos también apuntan otras variables moderadoras (p. ej., la longitud del texto, la edad y la competencia lectora), por lo que las diferencias entre soportes parece que emergen en determinadas condiciones.

En el nuevo escenario, en el que cobra más presencia la educación en línea, las interacciones serán diferentes y tanto los docentes como los estudiantes deberán crear nuevos patrones comunicativos para favorecer el desarrollo de comprensión lectora y el aprendizaje a partir de textos, ya sean digitales, ya en formato impreso.

Por tanto, no se trata de optar por el medio digital o por el impreso, pues parece que ambos seguirán presentes en la sociedad y en los entornos de aprendizaje, sino de formar a los lectores para desarrollar y practicar las estrategias adecuadas (p. ej., atencionales) para comprender en profundidad y aprender a partir de textos en función del medio y de las demandas de la tarea.

"En el nuevo escenario, en el que cobra más presencia la educación en línea, las interacciones serán diferentes y tanto los docentes como los estudiantes deberán crear nuevos patrones comunicativos para favorecer el desarrollo de comprensión lectora y el aprendizaje a partir de textos, ya sean digitales, ya en formato impreso."

Crear nuevos patrones comunicativos para favorecer el desarrollo de comprensión lectora y el aprendizaje a partir de textos

¿Cómo surge y se desarrolla EDICOLE?

EDICOLE surge a raíz de nuestro interés por desarrollar un instrumento sencillo para realizar una evaluación rápida y eficiente de los procesos centrales de la comprensión lectora y estudiar su desarrollo en la infancia.

EDICOLE. Evaluación Diagnóstica de la Comprensión Lectora

Sabemos que hay un grupo diferenciado de dificultades lectoras que no se pueden explicar como la consecuencia de una falta de desarrollo de las habilidades básicas de la lectura, sino que pueden deberse a un problema en los procesos cognitivos de más alto nivel que intervienen en la comprensión. Por ello, es necesario desarrollar instrumentos que, específicamente, evalúen esos componentes centrales de la comprensión.

EDICOLE se desarrolló para dar una respuesta, precisamente, a esa necesidad identificada de disponer de una herramienta de evaluación e identificación temprana de las dificultades específicas en la comprensión lectora, que fuera rápida, sencilla en su interpretación y que “cargara” lo mínimo en otros procesos como el procesamiento léxico, gramatical o atencional.

A tal fin, desde 2008, llevamos a cabo un extenso trabajo de investigación que nos ha permitido ir perfeccionando el diseño de la prueba y comprobando la fiabilidad y validez de este instrumento, antes de proceder a su tipificación y edición en su formato final.

"EDICOLE surge a raíz de nuestro interés por desarrollar un instrumento sencillo para realizar una evaluación rápida y eficiente de los procesos centrales de la comprensión lectora y estudiar su desarrollo en la infancia."
¿Por qué evaluar con EDICOLE? ¿Qué novedades aporta con relación a otras pruebas?

Isabel Gómez-Veiga

EDICOLE es una prueba que permite evaluar y detectar dificultades específicas de comprensión lectora. Comparte con otras pruebas referentes un enfoque cognitivo de comprensión de textos, si bien presenta ciertas características que la diferencian.

En primer lugar, su aplicación permite obtener información del rendimiento global en una prueba de comprensión de textos y, de modo más específico, permite realizar una evaluación funcional de tres componentes esenciales de la comprensión lectora.

¿Cuáles son estos componentes o habilidades centrales?

  a) El acceso durante la lectura a los conocimientos los que ya dispone el lector;
  b) la representación mental del significado que se extrae del propio texto a partir de las ideas explícitas y de las inferencias necesarias para conectarlas con coherencia; y
  c) la integración de la información dada en el texto y el conocimiento relevante al que se accede durante la lectura.

Además, la prueba incluye ítems que permiten evaluar el desarrollo de habilidades de naturaleza metacognitiva que se aplican a la comprensión.

De este modo, EDICOLE permite evaluar la comprensión lectora de un niño o de una niña, en comparación con otros lectores de su misma edad o curso. Además, permite analizar cómo opera con esos componentes esenciales para lograr una comprensión en profundidad del texto y, si fuese el caso, detectar dificultades específicas cuyo origen pudiera deberse a un mal funcionamiento o ineficiencia de alguno de ellos. Y esa es, precisamente, una aportación relevante de esta prueba.

Una segunda característica a destacar de EDICOLE es que ofrece esa visión multinivel del funcionamiento de los componentes esenciales de la comprensión, mientras limita los efectos de las habilidades básicas de la lectura. Para ello, la prueba incluye textos breves en los que se utiliza un léxico muy frecuente y estructuras sintácticas simples. Además, se han construido en torno a temas con los que los niños están muy familiarizados y se ha puesto énfasis en que los textos estén libres de cualquier referente cultural, de modo que se también se minimiza el efecto del bagaje cultural del lector.

La tercera característica de interés para los profesionales e investigadores es que EDICOLE ofrece la posibilidad de llevar a cabo de un modo bastante sencillo, rápido, y no por ello menos riguroso, un proceso de cribado o detección de signos de alerta y posibles dificultades de comprensión en grupos muy numerosos.

Precisamente, por su brevedad y sencillez, reduce un posible efecto de fatiga atencional durante la lectura, por lo que también es una prueba adecuada para incorporarla como parte de una batería de evaluación más exhaustiva en aquellos casos en los que se sospecha que hay dificultades de comprensión.

Por tanto, EDICOLE es un instrumento sencillo que ofrece posibilidades diversas de aplicación, aportando en cualquier caso información valiosa para diseñar propuestas de instrucción y de intervención específica en los procesos esenciales de la comprensión lectora.

"EDICOLE es una prueba que permite evaluar y detectar dificultades específicas de comprensión lectora. "
La aplicación de EDICOLE, ¿es complicada?, ¿qué duración tiene?
EDICOLE. Evaluación Diagnóstica de la Comprensión Lectora

EDICOLE es una prueba sencilla, breve y de fácil aplicación. El propio manual ofrece unas instrucciones claras y concisas sobre el procedimiento que debe seguir la persona a cargo de la evaluación, tanto si la aplica en una sesión individual como si se lleva a cabo una evaluación colectiva. Precisamente, una de las ventajas de EDICOLE es la facilidad con la que los profesionales pueden aplicarla colectivamente a grupos numerosos de un centro educativo para detectar casos con posibles dificultades de comprensión. Asimismo, es un instrumento de interés para los investigadores que deseen evaluar la comprensión en una muestra amplia de lectores.

En cualquier caso, ya sea aplicada en su formato electrónico, ya en su versión impresa, la prueba se puede completar en 15 o 20 minutos, aproximadamente, dependiendo de la edad o del nivel de quien lee los textos, por lo que otra de sus ventajas es la brevedad.

"Ya sea aplicada en su formato electrónico, ya en su versión impresa, la prueba se puede completar en 15 o 20 minutos, aproximadamente, dependiendo de la edad o del nivel de quien lee los textos."

Una vez aplicada, la corrección también es bastante fácil, puesto que se realiza mecánicamente a través de la plataforma electrónica TEAcorrige (www.teacorrige.com). En este sistema, tras introducir las respuestas dadas a los diferentes ítems de la prueba, la aplicación proporciona un perfil gráfico del caso, en el cual se presentan las puntuaciones directas en los diferentes índices y los percentiles asociados.

Corrección y Aplicación EDICOLE mediante TEAcorrige

¿Para qué rango de edades está recomendado EDICOLE?

EDICOLE es un instrumento adecuado para evaluar la comprensión lectora en niños y niñas de 7 a 11 años. Es decir, es una prueba indicada para evaluar la comprensión lectora en alumnado desde 2º a 6º curso de Educación Primaria.

¿En qué momento del curso escolar es útil aplicarlo? ¿Por qué?

El estudio de tipificación de EDICOLE se realizó durante el último trimestre del curso escolar, con el propósito de obtener los resultados normativos que reflejen el nivel de comprensión lectora alcanzado al final del curso. Para cada curso, en el manual del test se ofrecen los baremos correspondientes a cada uno de los índices que proporciona la prueba.

Ahora bien, la prueba se pueda aplicar en otro momento del curso en el que sea necesario o se considere pertinente realizar la evaluación. Lo que sugerimos es que, si se aplica en otro momento, se compare con el más próximo. Por ejemplo, si se aplica al comienzo del curso académico, se recomienda comparar el rendimiento obtenido con el esperado al final del curso anterior.

¿Por qué evaluar la comprensión lectora?

¿Qué podemos saber de un niño tras haberle aplicado EDICOLE? ¿Qué nos dirá su perfil de resultados? | Isabel Gómez-Veiga

El perfil de resultados que se obtiene tras haberle aplicado EDICOLE a un niño proporciona, por una parte, información cuantitativa ?en términos de puntuaciones directas y percentiles? en un índice general de comprensión, que engloba el rendimiento observado en la prueba, y tres índices secundarios correspondientes a otros tantos componentes o habilidades esenciales que se evalúan con esta prueba.

Ver perfil de resultados EDICOLE. Evaluación Diagnóstica de la Comprensión Lectora

¿Qué podemos conocer con cada uno de ellos?

Con el primero, la persona a cargo de la evaluación puede valorar el nivel de comprensión global (bajo, medio, alto) del niño en comparación con el grupo normativo de referencia y, si fuese el caso, permite detectar de modo rápido y eficiente que está rindiendo por debajo del nivel observado en otros grupos de lectores de su misma edad y curso.

Ya con los índices secundarios obtiene información más precisa con la que valorar el nivel de eficiencia con que aplica esas habilidades centrales de la comprensión lectora. En caso de no haber dificultades, el análisis de estas puntuaciones permitirá comparar la evolución de la habilidad del niño en comparación con la del grupo de referencia; y, si está por debajo, permitirá detectar indicios de posibles dificultades de comprensión debidas, específicamente, a la ineficiencia de alguno de esos componentes esenciales de la comprensión.

Por ejemplo, si la evaluación fue colectiva en un aula o centro educativo, permitirá valorar su evolución respecto a la observada en el resto del alumnado con el que comparte aula o centro y, a su vez, con las puntuaciones tipificadas.

Por otra parte, el perfil de resultados también facilita información de la dificultad percibida por el propio lector para comprender los textos, así como del interés suscitado por su lectura. Esta información debe interpretarse cualitativamente en relación con el rendimiento real del niño en la prueba y ver si hay discrepancias o no con su propia valoración.

¿Qué otra información podemos recabar con EDICOLE?

Por otra parte, junto a la prueba, se proporciona a quien evalúe una hoja de registro de las observaciones durante la ejecución de la prueba por el niño, información que puede ser de interés en algunos especialmente para complementar e interpretar el perfil de resultados.

Por tanto, el análisis conjunto del perfil lector será útil para conocer las fortalezas y, si es el caso, detectar indicios de dificultad. Todo ello redundará en un mejor diagnóstico diferencial para diseñar propuestas de instrucción y trazar las líneas de una intervención específica e individualizada.

¿Para qué son las preguntas de metacognición que incluye la prueba?

Las preguntas de metacognición que incluye el EDICOLE están especialmente pensadas para su interpretación cualitativa en el ámbito de la intervención.

¿Cuándo se les pregunta? Después de leer cada uno de los textos se le pregunta al niño si le ha gustado o no la prueba y si le ha parecido fácil o difícil. De modo que se pueden relacionar estas puntuaciones con el Índice de Comprensión Lectora y las otras escalas de la prueba. De esta manera podemos comparar la dificultad percibida por el estudiante y el nivel de ejecución alcanzado en la prueba.

Se interpreta que el nivel es adecuado cuando es coherente el grado de dificultad percibida con la ejecución real. Por ejemplo, al niño le ha parecido fácil y ha obtenido una puntuación elevada; o, al contrario, cuando le ha parecido difícil y el rendimiento ha sido, en efecto, bajo. En los dos casos se han autoevaluado adecuadamente.

¿Cuándo no es así y puede darnos una pista de cara a la intervención? Cuando la percepción sobre la dificultad no es consistente con el nivel de ejecución. Lo más habitual es cuando dice que es muy fácil y su rendimiento ha sido bajo o cuando marca que le ha resultado muy difícil y, sin embargo, ha tenido un buen rendimiento (algo que podría hacernos sospechar de la presencia de síntomas de ansiedad o temor al fracaso).

Por otra parte, en el EDICOLE se incluyen otras preguntas que exploran el agrado de la lectura de los textos. En general, lo esperable es que a los más pequeños les guste más y que vaya disminuyendo con los cursos al ser la temática muy sencilla. El hecho de que a una persona le guste poco leer los textos de la prueba puede estar relacionado con que el tipo de contenido tratado esté muy por debajo de su nivel de desarrollo y de sus intereses lectores o que esté desmotivado hacia la lectura, en general. En el caso de un lector que dé una valoración muy baja cuando se le pregunta “te ha gustado el texto”, tenemos que analizarlo en relación con la puntuación total del EDICOLE. Si se trata de una persona que también alcanza una puntuación baja en el total del EDICOLE, puede ser un signo de alerta ante una dificultad para comprender que, a su vez, puede llevar asociada una desmotivación general hacia la lectura.

Tener en consideración estos aspectos metacognitivos cualitativos son fundamentales de cara a la intervención porque si no se es consciente de que algo “no me sale bien” difícilmente pondré remedio. Del mismo modo, si no estoy motivado hacia la lectura, difícilmente practicaré o me esforzaré lo necesario.

Muchas gracias Isabel y Elena por vuestra amabilidad y profesionalidad.

  


  

  


Nos os perdáis nuestro próximo webinar gratuito en el que se proporcionará a los asistentes una presentación del EDICOLE, y en el que sus autores nos ayudarán a entender la prueba y todos sus objetivos a través de su experiencia.

Regístrate en el seminario online sobre "Evaluación Diagnóstica de la Comprensión Lectora: EDICOLE"

  

 



Buscar por palabras clave